Balneario natural digno de disfrutarse.

Nacimiento de Tambaque:

El lugar está cómodamente acondicionado con corredores elaborados en piedra, asadores, escalinatas y pequeñas represas, sombreadas todas por frondosos árboles de la región. La corriente de agua limpia nace de unos metros arriba, allá en las pequeñas cascadas, en un sitio fresco y húmedo, ideal para acampar, tomar una siesta, usarlo de fondo para maravillosas fotografías, darse un chapuzón cargado de adrenalina y hasta para escalar.

Image

En ese andar se encuentran dos peculiares plazas. Una de ellas: La del frijolillo, que toma su nombre por la gran cantidad de esa especie forestal empleada para muebles rústicos, cercas de terrenos y en los potreros para dar sombra. El otro descanso se llama “Los moneques”, en referencia a la abundancia de un fruto también conocido como zapote negro, baya en forma de globo que puede consumirse fresca, en mermelada o en conserva.

Image

Por su cercanía con la cabecera y la fácil accesibilidad en la actualidad, el nacimiento y balneario natural Tambaque es uno de los sitios preferidos no solo por la gente del municipio al que pertenece (Aquismón), sino también por los visitantes de los alrededores, y de otros estados, quienes arriban en familia sabedores que es un sitio apacible y adaptado para todas las edades. (Información de Julián Díaz).

Image

Image

Categories: Naturaleza, Huasteca Tags: Aquismón, Turismo, Rappel