¡Profundidad enigmática! Tienes que conocerlo.

Sótano de las Golondrinas

El sótano de las Golondrinas es un abismo natural localizado en el poblado de Aquismón, San Luis Potosí. Se trata de una cueva de origen kárstico, formada por la erosión del agua en una falla impermeable de una planicie de piedra caliza. La abertura superior se encuentra a nivel de suelo y tiene un diámetro cercano a los 60 metros. Este sitio tiene la peculiaridad de ser un refugio natural de aves que, contrariamente a lo que su nombre implica, no son golondrinas. En realidad son vencejos que suelen ser confundidos con las aves que le dan nombre. En la cueva también se pueden observar una especie de loros localmente llamadas “cotorras de cueva”.

Image

Es un excelente lugar de cría para las aves, ya que la geografía del lugar mantiene alejados a sus depredadores naturales. Por mucho tiempo, el Sótano de las Golondrinas fue considerado la caverna de un solo tiro más grande del mundo, con sus 512 metros de profundidad; 376 de ellos en una caída libre. Hoy en día, especialistas de diferentes nacionalidades consideran a este lugar como el sótano o caverna vertical más bella del planeta.

Image

El descenso de este submundo de película inicia al amanecer, con el espectáculo del vuelo de miles de vencejos y cotorras que salen en espiral con precisión matemática. El fondo del sótano tiene las dimensiones de tres campos de futbol y en vertical cabe sobradamente ¡la torre Eiffel! Pese al interés científico, la fosa pronto comenzó a atraer a otros especialistas en busca de una experiencia interesante, y posteriormente a turistas.

Image

Debido a la espectacularidad del descenso y de las visitas a la fecha, la población de aves en su interior ha disminuido. Actualmente el sótano y otras fosas similares están consideradas como reservas de la biosfera por el gobierno de México.

Image

Este sitio te dejará con la boca abierta cuando tengas la oportunidad de observarlo en persona; por las mañanas hasta que los rayos del sol se filtran entre la vegetación alta e iluminan el interior de esa falla geológica hace que una parvada verde también abandone el lugar y son nada menos que los loros huastecos. Al atardecer, los vencejos realizan un vuelo en espiral para luego precipitarse hacia sus nidos en el profundo abismo del sótano, las aves circundan la entrada de la cueva y cada minuto un conjunto de aproximadamente 50 se despegan del grupo y vuelan directo hacia adentro, tan pronto como pasan el borde de la superficie, retraen sus alas para entrar en caída libre a la cueva, extendiéndolas después para detener el descenso cuando llegan a sus nidos. La posición vertical de esta cueva la hace muy popular para quienes gustan del rapel, lo cual toma unos pocos minutos de descenso y más de una hora para volver a la superficie. Dentro de la cueva las temperaturas son frías y en temporada de lluvias, la entrada de la cueva se vuelve una serie de impresionantes cascadas.

Image

Categories: Naturaleza, Huasteca Tags: Aquismón, Turismo, Rappel