AntecedentesHistóricos

Conoce más de AQUISMÓN

El término Aquismón, tiene tres interpretaciones:

Se dice que significa en huasteco "árbol al pie de un pozo"; pero otro autor -el investigador Salvador Penilla López- lo menciona como "pozo limpio con la coa"; en tanto que el historiador Joaquín Meade, lo cita como "lugar de conchas en un pozo". Nótese que estas diversas acepciones, refieren un pozo, quizás esto es, por que lingüísticamente se quiere mencionar la existencia del abismo "Sótano de las golondrinas".

Las noticias históricas de este municipio se remontan hasta la época en que Hernán Cortés hizo la conquista de la Huasteca, en 1522. Según refiere Meade en su obra "El Valle de Oxitipa”, la zona del actual Aquismón fue encomienda de Cortés, lo que prueba la importancia que tenía y sin duda se la adjudicó a raíz de la guerra y a su entrada a Tamuín y Oxitipa por el año de 1524, fecha en que posiblemente hicieron alguna fundación en Valles.

Image

La región de Oxitipa estaba a ocho leguas de Valles, fue cabecera y había un señor cacique, puesto por Moctezuma; esa encomienda la perdió Hernán Cortés en octubre de 1525, en que le fue asignada a Gonzalo de Ocampo, después a Pedro de Guzmán y por fin a Francisco Barrón. Se sabe que el pueblo que ahora llamamos Aquismón, en la época antigua se le llamó “San Miguel de Tam-aquichmom” y era una misión de la Custodia Franciscana de San Salvador de Tampico.

Image

Por esa razón, se ubicó aquí la iglesia a San Miguel Arcángel, ícono religioso e histórico de Aquismón y particularmente de su cabecera municipal, donde se le venera cada 29 de septiembre. Sin embargo, esta celebración del patrono del pueblo es algo deslucida si se le compara con la dedicada a Santiago Apóstol y a Santa Ana, los días 25 y 26 de julio (respectivamente), fecha de su fiesta tradicional.

Ello se debe -de acuerdo con historiadores potosinos contemporáneos como Homero Adame- a que San Miguel fue impuesto por los frailes, pero los nativos prefirieron venerar a la virgen Santa Ana, porque la veían como una representación de la madre tierra y de algún modo se le da el sincretismo como Tlazoltéotl, su diosa equivalente. De hecho, la etnia huasteca siempre ha estado muy en comunión con sus orígenes ancestrales.

En cuanto al culto a Santiago, uno de sus orígenes se basa en una leyenda: Los tének notaban que los primeros españoles -montados a caballo- llevaban un estandarte con su imagen, entonces dedujeron que si los colonizadores lo traían consigo era porque se trataba de la deidad más poderosa. Pero San Miguel era muy celoso y ordenó que a sus rivales los mandaran a otras partes; fue así como la imagen de Santa Ana fue adoptada en Tanlajás, mientras que la de Santiago se trasladó a la comunidad Santa Bárbara.

Es precisamente desde aquella localidad donde se organiza una procesión cada 25 de julio: Los peregrinos ingresan desde el sur al pueblo, acompañados por la efigie del apóstol, música tradicional y haciendo estallar la pirotecnia. Luego se ubican en el atrio de la parroquia para realizar sus rituales, enmarcados en la exhibición de danzas autóctonas, dentro de la cual sobresale el peculiar colorido de su vestimenta, sobre todo el “quesquem” y el “petob” en las mujeres.

Image

Se sabe que el pueblo que ahora llamamos Aquismón, en la época antigua se le llamó San Miguel de Taquixmón y era una misión de la Custodia Franciscana de San Salvador de Tampico. Ya en el siglo XVIII hay más noticias; se sabe que en 1726 la iglesia de Aquismón se incendió y quedó casi totalmente destruída. En 1746 residía en Aquismón algunas veces, el Alcalde mayor de la Villa de los Valles, según refiere don Antonio Villaseñor y Sánchez en su obra "Teatro Americano". En 1766, estuvo en Aquismón fray Junípero Serra, el misionero fundador de pueblos en la sierra Gorda. Fray Junipero, después se hizo célebre por sus funciones en la California, en el ahora territorio americano.

Image

En 1794, Aquismón, había aumentado su población y allí radicaban un subdelegado y un ministro misionero y tenía administración de reales y alcabalas de tabacos y pólvora. Por lo tanto, Aquismón ya era cabecera con bastante población y hasta con tres barrios, algunos curatos de su jurisdicción y las que le correspondían eran 17; lo que da una idea de la importancia política y religiosa de Aquismón en la última década del siglo XVIII, según refiere don Joaquín Meade en su "Historia de Valles". Esto no es todo, pues en 1820, durante la guerra de Independencia, Aquismón tenía maestros religiosos y ya consumada la misma, en 1832, fue significativo que la ya entonces Villa de Aquismón, fuera una de las que secundaron un movimiento revolucionario iniciando en Tampico, como así lo hicieron también Tancanhuitz, Tamazunchale y otros importantes centros de la Huasteca. En 1845 Aquismón fue uno de los Ayuntamientos del Partido de Valles, sin embargo esta Villa poco a poco prosperó durante la Época Porfiriana y hasta que llegó la Revolución, volvemos a tener noticias del mismo.

Image

Se sabe que en el año de 1913, llegó allí el cabecilla Nicolás Zarazúa y quemó tres casas. En esas casas que Zarazúa quemó, se hallaban almacenados muchos sacos de café y piloncillo, por lo que al arder, llegaba a varios kilómetros de distancia el olor del café quemado. Otras noticias, también imprecisas, refieren que los revolucionarios, sin precisar quienes, quemaron todo el pueblo, incluyendo la iglesia y el palacio municipal. Lo que sí se sabe de cierto, es que, el 10 de junio de 1913 llegó a Aquismón el general Manuel Lárraga con una gruesa partida de rebeldes y tomó posesión del pueblo de Aquismón. Existen en el municipio de Aquismón algunas cosas interesantes y curiosas; mencionándose que en el poblado de Tanchanaco, localidad del municipio, hay un lugar donde se escucha hervir el agua como si se tratara de una olla de frijoles hirviendo y precisamente ese lugar se llama en huasteco Tan-Sanac, cuya traducción al español es: Tan=lugar y Sanac=frijol . En el municipio de Aquismón se encuentra el poblado de Tamúl, que significa lugar donde hay cántaros, ahí hay ruinas arqueológicas de importancia, pero lo espectacular es una notable cascada con una caída de 105 metros de altura y una de 300 metros en su época de mayor auge. Es la mayor cascada del estado.

Image

Image

Con Información de Julián Díaz.

Categories: Naturaleza, Huasteca Tags: Aquismón, Turismo, Rappel